El Gato encerrado
El Gato encerrado
El Gato encerrado
 
«Gran Hermano» en laGatera
 El archivo de información sobre todas las ediciones de GH 
  Inicio
  Ediciones GH 
  Comentarios
  Imágenes
  Almacén
  Cartelera GH
  Comic GH
  Estadísticas
  La Casa
  Las Reglas
  Especiales
  Encuestas
  Enlaces
  Contactar

¿Cuál es tu concursante preferido de entre los propuestos?

[Ver resultados]

Espera ... Espera ...
Nuestros vídeos en
YouTube Daily motion
Nuestras capturas en
flickr
Feed de los artículos del Gato en
RSS 2.0 Atom 0.3 RSS 0.92
Juega al nuevo
QUIZ DE GRAN
HERMANO

¡Actualizado!
El Gato en Telecinco.es
Ismal Beiro GH I Sabrina Mahi GH II Javito García GH III Pedro Oliva GH IV Nuria Yáñez GH V Juanjo Rocamora GH VI Pepe Herrero GH VII Naiala Melo GH VIII Judith Iglesias GH IX Iván Madrazo GH X
Entra en nuestro «Foro» de GH y comenta con nosotros esta edición. La forma más ordenada y fácil de charlar sobre el programa y los artículos del gato. Haz clic aquí.
Este otoño en Telecinco y La Siete.
Consigue Flash Player para ver este reproductor.
 

Archivo mensual

Es tu turnoTienes la palabra y está en tu mano

Y ahora, tú tienes la palabra. Telecinco grabó el pasado viernes una nueva serie de promociones de la edición de Gran Hermano que comienza dentro de apenas diez días. Son las promociones en las que aparece Mercedes Milá, y ya anoche veíamos la primera, una nueva versión de los ’spots’ de siluetas, con un nuevo final en el que la presentadora te invita a que seas testigo de las novedades y las identidades de los concursantes que habitarán la casa durante GH VIII. Este vídeo está puesto en nuestro nuevo recuadro bajo las columnas de la izquierda. Pero aún hay más. Dentro de poco podremos ver otra serie de promociones, igualmente presentadas por Milá, en la que se nos revelará una de esas novedades, la primera gran sorpresa que nos deparará el programa la misma noche del estreno. Y es que a los concursantes que han sido elegidos tras los ‘castings’ que comenzaron esta primavera, se le añadirá uno más, que será elegido esa misma noche. La elección se realizará al azar, por sorteo, en riguroso directo y a las puertas de Telecinco. La entrada del canal televisivo se convertirá el jueves 7 de septiembre en un inusual escenario de casting. Los candidatos no tienen que portar equipaje, tan sólo necesitan su DNI para acceder a este proceso de selección, que se efectuará al azar y en directo, como digo, durante el programa de estreno de la octava edición del concurso. Ni pruebas ni controles, el elegido es una incógnita no solamente para nosotros, los aficionados al programa, sino que también permanecerá como tal para el propio equipo que lo realiza. La idea es novedosa e interesante.

Imagínate, si más de medio millón de personas se ha presentado a las pruebas para acceder a ser un futuro habitante de la casa de Gran Hermano, desde que empezara su andadura en el año 2.000, cuantas podrán ahora decidir presentarse por sorpresa, de forma realmente improvisada, en la misma noche del estreno y sin tener que pasar por pruebas de cámara, sin tener que rellenar formularios previos. Se trata tan solo de acudir a Telecinco la misma tarde del día del estreno, para que la suerte decida. Este año, más de 60.000 personas han querido entrar en la casa de Gran Hermano. Las pruebas que hubieron de pasar quienes se presentaron son sencillas, en primer lugar rellenaron un formulario en el que se preguntan datos personales como nombre completo, teléfonos, código postal, email, año y lugar de nacimiento, nacionalidad, sexo, estado civil, peso, estatura, si trabajas en la actualidad, si tienes pareja o hijos, lugar de residencia, nivel de estudios y profesión. Para terminar ese formulario, que es el primer paso a seguir, hay seis preguntas no tanto de ficha personal y que son las siguientes:

  • Define tu personalidad
  • ¿Por qué quieres participar en el programa GH?
  • ¿Que cambio fundamental harías en GH para la próxima edición? Di por qué.
  • Piensa en una prueba que te gustaría hacer en GH y di por qué.
  • ¿Estás contento con la vida que llevas en la actualidad? Sí no es así, di que cambiarías y por qué.
  • Imagina que tienes una amiga, Clara, a la que no ves hace tiempo. Para ponerla al día, le escribes un correo, en el que la cuentas como te va, las cosas que te han ocurrido o lo que has hecho la semana pasada y tus planes de futuro. Si deseas mantener en el anonimato a alguien o algún lugar, cambia los nombres. Escribe como si lo hicieras a una amiga de verdad.

Tras estas preguntas hay que valorar si la siguiente serie de frases son aplicables o no a tu forma de ser y sentir, dando una puntuación entre 1 y 4, significando que nada, algo, bastante o totalmente, respectivamente.

  1. Me paro a pensar las cosas antes de hacerlas
  2. Por lo general, soy una persona alegre y optimista
  3. Con frecuencia sufro altibajos en mi estado de ánimo
  4. Es mejor actuar según mis propios deseos que seguir las normas sociales
  5. Por lo general tomo la iniciativa al hacer nuevas amistades
  6. Sufro de los nervios, me desasosiego con facilidad
  7. Soy una persona muy paciente con los demás
  8. Me gusta salir con frecuencia
  9. A menudo me siento apático/a y decaído/a sin motivo aparente
  10. Me cuesta implicarme emocionalmente con las personas
  11. Soy una persona callada y reservada
  12. Soy una persona bastante insegura
  13. Tiendo a arriesgarme incluso de forma innecesaria
  14. Soy una persona activa, llena de energía y de iniciativas
  15. Unas veces me siento desbordante de energía y otras muy decaído/a
  16. Es mejor seguir las normas de la sociedad que ir a mi aire
  17. Tengo muchos amigos
  18. Soy una persona tensa, que se angustia con facilidad
  19. Soy una persona muy afectuosa con las personas
  20. Puedo animar una fiesta con facilidad
  21. A menudo me siento solo/a y deprimido/a
  22. Me enfado con facilidad y soy duro/a incluso con los que quiero
  23. La gente piensa que soy una persona muy habladora
  24. Soy una persona a la que se le hiere con mucha facilidad
  25. A menudo tomo decisiones sin pararme a pensar
  26. Con frecuencia prefiero la tranquilidad de mi cuarto o mi casa antes que salir
  27. Soy una persona muy sensible, a la que casi cualquier cosa le afecta
  28. Los deseos personales están por encima de las normas sociales
  29. Me gusta estar rodeado/a de gente
  30. Me irrito con facilidad
  31. Cuando a alguien le pasa algo malo, me duele como si me pasara a mí
  32. Por lo general me cuesta liberarme y disfrutar del bullicio de una fiesta
  33. A veces me siento desdichado/a sin motivos aparentes
  34. Me compadezco de la gente con mucha facilidad
  35. Si tengo algún problema, suelo callármelo antes que contarlo a los demás
  36. Me preocupo mucho por casi todo

Quienes pasaron la criba de esta primera prueba no presencial fueron convocados para el ‘casting’ personal de la ciudad más próxima a su lugar de residencia -Madrid, Valencia, Santander, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Santiago de Compostela, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria y Barcelona-, para realizar entrevistas, test psicológicos y pruebas de cámara. A esta prueba llegaron más de 6.000 aspirantes, a los que se pedía que fueran con una redacción sobre su vida, resumida en apenas un par de folios, y dependiendo de como fuera la primera de las entrevistas pasaban a realizar prueba de cámara o no. Más tarde, quienes pasaron a la tercera fase tendrían que realizar más entrevistas con miembros del programa, incluso con el ’súper’ (me va a costar decir la ’súper’, pero lo voy a conseguir), más pruebas de cámara y psicológicas en mayor profundidad. A esta fase solamente llegaron unas 100 personas.

Cuento todo esto por dos razones. En primer lugar para que quienes no sepan en que consisten los tan nombrados ‘castings’ se puedan hacer una idea. Y además me interesa contarlo especialmente hoy, que hemos podido conocer los planes de introducir un habitante que no solamente se habrá evitado seguir todos estos pasos, sino que directamente será un auténtico desconocido para todos. Será una especie de ‘vía rápida’ para convertirse en un ‘gran hermano’.

Pero realmente, los datos con los que cuentan para hacer la selección son siempre escasos, aparte de la demostrada capacidad del equipo de psicólogos liderado por Enrique García Huete para conocer a quienes se presentan a la selección mediante sus test. Estos psicólogos buscan un perfil de concursante con aptitudes para la convivencia, capacidad de adaptación, planificación y resolución de problemas, personas con resistencia para desenvolverse en distintas situaciones. Aún así, y a pesar de la profesionalidad del equipo responsable, no es tan difícil que un aspirante a concursante engañe a todo el mundo, y se muestre de forma absolutamente diferente a como luego podemos todos observarle en la casa. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, como dijera Abraham Lincoln, por tanto diría que es imposible que alguien lograra aguantar su paso por la casa de Gran Hermano dando una cara completamente distinta de la real. Pero si de unas simples pruebas de ‘casting’ se trata, sí que veo más que probable que haya quien tenga una gran capacidad de engaño. Suficiente para que un desaprensivo, con cierto grado de desequilibrio pudiera entrar a formar parte de esa comunidad de habitantes de GH. En definitiva, que en Guadalix puede pasar de todo, ¿quien dice que no pueda haber un asesinato? No obstante en la edición polaca un concursante enajenado se subió a una lámpara en calzoncillos y tuvieron que entrar con una camisa de fuerza para llevarle a un centro psiquiátrico.

No será muy diferente, por tanto, la experiencia de dejar en manos del azar la elección de uno de los concursantes, como se va a hacer. No lo es porque nunca tienen mucha información de ellos, no hay investigaciones que violen su intimidad, que indaguen sobre su pasado, ni nada similar. Pero sí lo será porque quien sea elegido será un completo desconocido, que a saber si no será animado a presentarse a la convocatoria ese mismo día, o quizá vaya acompañando a un amigo o amiga. El plus de incertidumbre añade intriga a la que ya de por si derrochan las noches de estreno de GH. Y, ya sabes, estás a tiempo, aún está en tu mano presentarte y confiar en la suerte del último minuto.

Pero hay algo que también está en tu mano. Si la semana pasada dábamos voz a Mercedes Milá, me dispongo a hacer lo propio en esta ocasión con todos vosotros. Ahora ya sabemos algo de lo que prepara el programa, su presentadora nos ha hablado de como lo ve ella, y lo que espera encontrar en esta nueva edición. ¿Y tú? Me complacerá que nos des tu opinión, expresada mediante la simple respuesta a estas preguntas:

  • ¿Que esperas encontrar en GH VIII?
  • ¿Que crees que le sobra o le falta?
  • ¿Por qué te gusta este programa? ¿Cual es, para ti, su gran aliciente?
  • ¿Entrarías en la casa? Dinos por qué, en cualquier caso.
  • ¿Hay alguna novedad que te gustaría incorporase esta edición?
  • ¿Se te ocurre alguna prueba semanal u otra iniciativa para que puedan tomar nota los guionistas de GH?

Quiero oírte, ahora la palabra la tienes tú. Dentro de unos días repasaré las respuestas que hayáis escrito en los comentarios, y seleccionaré algunas de ellas para reflejarlas en mi próximo artículo. Gracias por adelantado.

Entrevistando a Mercedes MiláMilá: “Estamos a punto de saber con quien vamos a compartir nuestra vida en los próximos meses”

No es fácil la tarea. Entrevistar a Mercedes Milá, precisamente a ella, que ha entrevistado tanto y tanto. Mercedes es una gran entrevistadora, siempre lo ha sido. No en vano su labor en GH consiste principalmente en eso. A quien le pueda plantear un conflicto ver a Milá presentando el ‘reality de realitys’ no se ha parado a pensar que está haciendo lo mismo de siempre, preguntar para poder conocer. Ella quiere saber siempre y, por mucho que sepa, quiere saber más. Ya sea en una charla tensa con un activista de la extrema derecha o recibiendo en el plató al último expulsado de la casa de Gran Hermano, y también queriendo enterarse de lo que piensa y como se siente un familiar de un concursante.

Por todo ello, este gato audaz se siente tan pequeño haciéndole una entrevista a Milá, como honrado de que ella haya aceptado nuestra propuesta. Aunque, a decir verdad, tenía muchas ganas, y se me ocurren cientos de preguntas. Mercedes es afable en el trato personal, dando una imagen muy alejada de la prepotencia que algunos le atribuyen. Aunque, eso sí, no se ha dejado sacar casi nada de información sobre lo que vendrá en apenas unos días. Lo entiendo, y si soy sincero, casi lo prefiero. Viviremos con la emoción de siempre ese comienzo de edición, descubriendo lo que tengan preparado con idéntica sorpresa que los nuevos habitantes, esos con los que efectivamente vamos a compartir nuestra vida por unos meses.

Pregunta: Si mi información no me falla te has incorporado a mitad de mes al equipo de GH, tu equipo de muchos años ya. ¿Lo haces con la misma energía y entusiasmo que transmites siempre?

Respuesta: Este año me tenía que incorporar al equipo en medio de las vacaciones de agosto porque el programa empieza antes de lo habitual. No me importa nada que sea así porque estoy deseando meter las manos en harina. Me han contado ya algunas de las novedades y cuento los días para ver las caras de los nuevos concursantes. Tengo la suerte de que me guste mucho este trabajo. La gente que disfruta haciendo algo me entenderá. Volver al trabajo con ganas y expectativas es un lujo.

P: ¿De donde sacas tu fuerza? Ese apasionamiento, esa energía que transmites, como decía yo antes.

R: ¡Me temo que eso es pura herencia genética! No tiene más valor que dejar que salga tu carácter sin frenar los sentimientos. Es fácil cuando lo que tienes entre manos es un grupo de personas que te hacen vivir sus aventuras en la convivencia. De todos modos no siempre es bueno porque sigue habiendo gente que prefiere a los presentadores más fríos. Tengo la suerte de que me guste tanto el programa que no necesite ningún esfuerzo para trasmitir esa pasión y de que mis jefes me pidan eso.

P: ¿Que tal se presenta esta temporada? Notaréis la ausencia de Ontiveros, me imagino.

R: Aún no me hago a la idea de que Roberto no esté en el equipo. Él fue el primer director y junto a Pilar Blasco los primeros que me hablaron de lo que iba a ser este programa. El resto del equipo sigue siendo el mismo o casi el mismo que al principio y todos conocemos ya muy a fondo lo que hacemos. Echaremos de menos a Roberto pero haremos lo que sea para que sólo nosotros notemos su falta. Él ha emprendido un nuevo camino que nada tiene que ver con GH y todos esperamos que disfrute ahí tanto como lo hizo en ‘el confesionario’. Tenía que evolucionar, se presentó la ocasión y se tiró a la piscina. Ontiveros adoraba GH y estoy segura de que será el espectador menos imparcial de todos, este año.

P: Uno de los secretos del programa es precisamente ese gran equipo del que hablas. Dinos algo de Pepa Álvaro, la nueva ’súper’.

R: A Pepa la conozco muy bien porque no sólo hemos trabajado juntas en GH, sino en otros formatos. Es una mujer dulce, muy ‘curranta’, escucha, observa, es dúctil pero con enorme criterio. Ha sido la segunda de Roberto y tiene en su currículo la dirección de la primera ‘Casa de tu vida’ donde aprendió a navegar en las situaciones de máxima tensión. Sabe que tiene que hacer el mejor GH de su vida y que muchos ojos estarán mirándola. Pero me ha dicho que el ‘casting’, que es la base del programa, está muy bien y que ella le pondrá más ganas que nunca. El equipo es grande y muy compenetrado. Llevamos ya muchos años trabajando juntos y se puede decir que es gente especializada en ‘realities’. Cuando salgo en directo y doy las buenas noches siento que me agarran cientos de brazos para que no me caiga. Esa seguridad me la dan mis compañeros y esa seguridad no hay dinero en el mundo para pagarla.

P: ¿Cómo han ido los ‘castings’?

R: De momento de eso puedo decirte poco. Cuando me incorpore tendré más datos y ya te iré contando. Sé que, una vez más, cientos de personas querían participar en el concurso y también sé que en este momento 25 ó 26 están en una lista semi-definitiva, pero no conozco los pormenores. ¿Te imaginas cómo deben tener el cuerpo esos chicos y chicas que han pasado múltiples pruebas y creen que pueden ser ellos los mejores concursantes pero aún no tienen la certeza de entrar en la casa? Además ya sabéis que no pueden decirle a nadie que han llegado hasta ahí y deben guardar como un tesoro ese secreto que seguro les gustaría compartir con amigos y familia… Yo pienso mucho en ellos estos días, ¡qué nervios!

P: Sé que es poco más o menos que ’secreto de estado’ (es broma) pero, ¿nos puedes adelantar alguna de esas novedades (que se dice serán muchas) en esta octava edición?

R: ¡Parece mentira Gato que ‘tú’ me hagas esta pregunta que sabes perfectamente que no te contestaría ni harta de vino! Claro que sé cuales son algunas de esas novedades pero es importante que lo sean en primer lugar para los propios concursantes. No tardaremos mucho en saber qué ha ideado el equipo de Zeppelin para GH VIII. Mis compañeros son un pozo sin fondo…

P: ¿Habrá 24 horas?

R: ¡Ojalá! Esa es una decisión de la cadena y ellos saben cuánta importancia le damos nosotros. Me partiré la cara para lograrlo pero, de momento, no puedo responderte con un sí. Los seguidores de GH auténticos, los pata negra digamos, necesitamos las 24 horas que son el auténtico Gran Hermano. Cruzad los dedos y abrasad a mis jefes a mensajes para que podamos tener la casa conectada en todo momento.

P: Seis años y medio después de decir aquello tan clarividente de que GH marcaría un “antes y un después en la historia de la TV”, realmente crees que así ha sido, y en todo caso cuéntanos por qué.

R: Quizá exageré un poco al decir esa frase pero creo que mucha gente podrá admitir que GH ha cambiado algunos usos de la televisión. Llevó a las pantallas a personas que habían abandonado la tele, unió a grupos variopintos que veían juntos el programa, reunió a las familias frente al televisor, abrió caminos nuevos de formatos inesperados, dio cara y ojos a desconocidos que acababan por ser como de la propia familia, explotó las potencias que ofrecía Internet. Creo que sería muy largo desmenuzar esa respuesta pero no creo equivocarme mucho cuando digo que GH ofreció “otra” televisión. Hablo del programa en sí, no de sus consecuencias. Paolo Vasile, el consejero delegado de T5 habló del programa como “la gran revolución”. Ese formato hizo variar los criterios de producción y emisión de la cadena, entre otras cosas. En definitiva marcó la historia de este medio.

P: Verás, es sabido que soy defensor a ultranza del formato, no tanto como tú quizá, pero también es cierto que no sigo otros programas parecidos. ¿Qué diferencias ves tú entre GH y otros ‘realitys’? Y no vale no mojarse :)

R: Qué entenderás tú por mojarse… Claro que hay diferencias, como las hay entre un padre y un hijo. Gran Hermano inventó, abrió el sendero y por él han transitado después muchos, pero el pionero fue él. Eso no se lo quitará nunca nadie. A mi me sigue gustando más que los demás pero yo no soy en absoluto objetiva.

  • “Ese deseo de mirar por el ojo de la cerradura es la base del éxito”

P: En definitiva, ¿cuál es tu opinión sobre el éxito de GH?

R: Nunca olvidaré la primera vez que vi imágenes del GH holandés, cuando Pilar y Roberto contestaban a las cientos de preguntas que les hacía para tomar la decisión de presentarlo. Tenía muchas dudas porque era un formato muy interesante, pero que si no se hacía con el máximo rigor no merecía la pena arriesgarse. Esas imágenes me causaron una gran curiosidad y provocaron en mí algo de lo que supongo le ocurrió a la gente después: querer ver más, saber más de lo que ahí ocurría. Esa curiosidad, ese deseo de mirar por el ojo de la cerradura es la base del éxito.

P: Remontémonos a ese año 2000. ¿Cuánto tiempo te pensaste aceptar la oferta de presentar Gran Hermano?

R: Creo que una tarde. Hice muchas preguntas, como os decía, y cuando vi que iban en serio y que sabían muy bien lo que se traían entre manos, me tiré al agua. ¡Qué acierto tan grande, Dios mío!

P: ¿Sigues pensando que esta experiencia es un “experimento sociológico”?

R: He ampliado la frase. A pesar de lo mal que sentó a algunos que dijera eso que, por cierto, no era más que un símbolo, ahora visto lo visto añado que es un experimento antropológico. Y no sólo dentro, sino fuera de la casa.

P: GH tiene algo que engancha, yo diría que muchas cosas que enganchan al público televidente, pero de entre esas cosas, ¿qué es lo que piensas que tiene más peso de lo que ofrece este programa? ¿qué es lo que influye más en que la gente se enganche?

R: La evolución de la convivencia entre extraños es apasionante. Poder verla, identificándote o rechazándola, es una oportunidad única. Muchas personas viven sus vidas a través de los concursantes, conocen mejor a sus vecinos y amigos a través de los concursantes y llegan a conocerse mejor a ellos mismos a través de los concursantes. Los avatares de dentro de la casa son una historia que todos los que votan en el concurso sienten que les pertenece en cierto modo, porque ellos han variado la trayectoria de los concursantes tras observarlos y juzgarles. GH es, en gran parte, de los más de 4 millones de espectadores que siguen fielmente el programa, y por eso páginas como la tuya tienen tanto éxito. Cuando os leo y te leo siento que hacéis aún más grande el formato.

P: ¿Y qué es lo mejor y peor de la convivencia que se plantea dentro de la casa?

R: Es igual que en la vida. Son grandes los momentos de cercanía entre desconocidos, los nacimientos de amistades, los procesos de amor visto desde sus inicios, las peleas y las reconciliaciones, las luchas por sobrevivir y aprender. A mí me entristece el exceso de broncas y la gente que se niega a vivir algo que está ocurriendo en su corazón. En todo caso dentro de la casa no apartaría nada de lo ocurrido. Lo haría de lo visto cuando ya no están en el concurso.

P: Las broncas de las que hablas ¿son una exageración que responde a aquello de que “todo se magnifica” en la casa, o realmente es un reflejo de la realidad?

R: Los concursantes suelen decir al verse en la pantalla cuando salen de la casa que no se reconocen, que todo se magnifica. Es verdad que una discusión puede durar dos horas y nosotros resumirla en tres frases pero también es cierto que si fuésemos honestos y nos miráramos al espejo un día cualquiera de nuestras vidas veríamos cosas muy parecidas a lo que hacen los concursantes en la casa de GH.

P: ¿Sigues sintiendo esa sensación que describías hace tiempo de “sé algo que los demás no sabéis” cuando abres el sobre donde está el nombre del expulsado?

R: Absolutamente sí. Alargo ese momento todo lo que puedo. ¡Me siento en posesión de un dato muy importante!

P: ¿Crees que aún hay gente que niega ver GH cuando no se lo pierde? ¿Por qué es esto?

R: A estas alturas a mí eso me parece hasta divertido. ¡Es muy fácil pillarles! GH carga con un sambenito y hagamos lo que hagamos, no creo que logremos nunca quitárnoslo de encima.

P: ¿Qué le hace falta al programa para que cambie la opinión de ciertos sectores sobre él, para que dejen de referirse al mismo como telebasura? ¿Quizá, como pasó hace algún tiempo con el fútbol, que un intelectual de renombre se decida a apoyarlo en una tribuna importante?

R: Cuando Gustavo Bueno defendió el programa ¡casi lloré de alegría! Me resulta tan injusto que casi todo lo que se escribe sea para criticarlo… No sé lo que haría falta pero quizá sea ya demasiado tarde y los que lo seguimos y nos gusta hemos aceptado que ha de ser así, que somos un poco bichos raros y eso tampoco está mal, ¿no te parece?

P: Sí, claro que me parece, somos maravillosamente raros. ¿Cuál ha sido el peor y el mejor momento que has vivido en el programa?

R: ¡Me matas con esta pregunta Gato! Son ya 8 ediciones y 7 presentadas por mí y vividas minuto a minuto. Es tan difícil seleccionar… El mejor podría ser la primera salida del GH I, porque se armó ‘la de dios es cristo’ en aquella puerta y Mª José Galera y Jorge Berrocal dieron momentos estelares. El peor, la noche que le dijeron a Mónica que sabíamos que había trabajado en la prostitución y que tenía derecho a defenderse saliendo del programa. No olvidaré ese confesionario…

P: Tras saber que Zeppelin TV ha firmado tres ediciones más, hasta la número 10, planteé en un reciente artículo que GH no puede tener la condición de eterno, que alguna vez habrá de terminar y que mejor será que lo haga estando en lo alto para ser recordado con cariño. Me temo que no vas a estar de acuerdo con esto, ¿me equivoco?

R: En mi horizonte sólo está GH VIII. Todo lo que pase de ahí no me concierne. Sí te diré que mientras haya gente dispuesta a ser observada creo que seguirá habiendo espectadores curiosos que querrán observar. Cuando me decís estas cosas me acuerdo del primero y de lo poco que esperábamos que tuviera esa repercusión…

  • “GH es hijo de una webcam”

P: GH es un fenómeno de la televisión, pero que ha tenido una trascendencia importante en el mundo de Internet. ¿Cómo ves el papel de la red en el desarrollo del programa?

R: Vital. GH es hijo de una webcam. A posteriori la vida en la red del programa ha sido muy intensa y eso ha ayudado mucho a que los seguidores del programa pudieran compartir sus sentimientos y sus ‘tesoros’. Aunque tengo que decir que observo un tufillo facha en muchas ocasiones que nada tiene que ver con los que leo en la vuestra donde la gente que escribe se acerca por verdadero interés en lo que tú hayas escrito y ellos hayan visto. No se si habéis observado vosotros lo mismo.

P: ‘Absolutely’. Entre las críticas desmedidas se insiste con frecuencia en la acusación de tongo, ¿qué dirías respecto a esto?

R: No hay tongo en GH. No lo ha habido en ningún momento y es muy fácil comprobarlo. En cuanto a lo que a mí concierne, me hubiera ido en el minuto uno que hubiera observado que se estaba haciendo alguna trampa.

P: ¿Y sobre las imágenes que se nos hurtan en directo?

R: Eso es otro cantar. A veces se interrumpe la emisión de las 24 horas porque los responsables del programa piensan que se está hablando de algo que puede perjudicar a los concursantes y no es trascendental para la vida de la casa. Claro que esa ‘censura’ es opinable pero estoy muy tranquila porque sé que siempre se hace para preservarles a ellos. En otras ocasiones se ‘guardan’ escenas para emitirlas en los resúmenes o en el ‘prime time’ o el debate. Es normal, son gajes de este trabajo que no hacen mal a nadie.

P: Cuéntanos algo que no sepamos de GH, aquello que no se ha contado nunca.

R: Mi boca está sellada. No me gusta la gente que no sabe guardar un secreto.

P: ¿La parte más importante del programa se ‘cuece’ en el ‘confe’? ¿De alguna manera se ‘dirige’ desde ahí lo que ha de suceder en la casa, aún sin que los habitantes sean conscientes de ello?

R: El confesionario es un lugar especialmente sensible pero nada se conduce desde él. La vida en la casa la conducen los concursantes y esa es la magia de este programa.

P: No te voy a plantear el dilema de elegir entre seguir en GH o en ‘Diario de…’, pero dime qué te aporta ese otro reto profesional, del que creo que estáis preparando un libro.

R: GH dura sólo tres meses y ¡bien que me gustaría que durara mucho más! Echaba de menos el trabajo en la calle y en esas llegó ‘Diario de…’ que me da grandísimas satisfacciones. Son programas complementarios pero en definitiva los dos tratan de acercarse a las personas, conocerlas y eso es lo que a mi más me gusta de mí profesión. Es verdad que preparamos un libro. No sé quién te lo habrá contado… pero estamos trabajando en el material que se rueda para el programa que muchas veces es muy interesante pero que no cabe en la emisión. Será un libro de todo el equipo y eso me hace especialmente feliz.

P: ¿Es cierto que el periodismo siempre es investigación? Que se cae en la redundancia cuando se insiste poniendo ambos términos juntos.

R: Efectivamente. Si no hay investigación, no hay periodismo. No entiendo esa manía de definir redundantemente como periodismo de investigación a lo que hacemos, por ejemplo en ‘Dd’; nosotros investigamos, sacamos conclusiones y por lo tanto hacemos nuestro oficio que es periodismo.

P: ¿Qué trabajo profesional recordarás especialmente? naturalmente aparte de GH.

R: Si echo la vista atrás, a los 35 años de profesión, recuerdo con muchísimo cariño muchas cosas pero si sólo puedo escoger un programa me quedo con ‘Queremos Saber’, un programa de debate y entrevistas, qué dirigió mi marido José Sámano, para Antena 3 en 1992.

P: Gran programa ‘Queremos Saber’. ¿Cómo ves tu futuro profesional? ¿Algún sueño que te gustaría cumplir?

R: No pararé hasta hacer un programa en otra lengua, preferentemente en inglés. Para eso tengo planeadas muchas maldades…

P: Nuestros lectores se sintieron emocionalmente ‘pagados’ cuando les dedicaste el programa de la gran final en GH VII. Es algo que agradecimos muy sinceramente. Me gustaría que para terminar esta agradable entrevista te dirigieras a ellos de nuevo.

R: Tus lectores merecían esa dedicatoria y lo hice muy a gusto, a pesar de que sabía que podía levantar algunas ampollas, como así sucedió. Los que hacemos GH nos hemos sentido a veces un poco solos y páginas como la tuya a mí me han dado la vida. ¿Cómo no ibais a estar en primera línea de playa en esa noche tan importante? Espero que de nuevo me acompañéis en el estreno del GH VIII, que se dice pronto, porque ya formamos una piña que nadie puede destruir, ¡ni las ardillas con los dientes más afilados del bosque! Estamos a punto de saber con quien vamos a compartir nuestra vida en los próximos meses y os aseguro que me siento como cada uno de vosotros. GH es vuestro y espero estar a la altura.

Ella siempre está a la altura, y yo seguiría haciendo preguntas. Esto es algo que engancha, y para ser mi primera vez he quedado bastante satisfecho. En definitiva se trata de hacer ‘cara al público’ lo que uno lleva haciendo en la vida desde siempre: preguntar, indagar, intentar comprender al otro. Y a mi GH me vale muy mucho para eso, para intentar comprender las actitudes humanas. Ha sido un placer. Y un honor.

Momentos de nostalgiaOtros hombres, otros destinos

Comienzo a escribir este artículo siguiendo un viejo ritual. Enciendo mi velita de vainilla, miro la pantalla blanca delante de mi, y de fondo suena Nyman. Como siempre, casi. Como si nada hubiera cambiado. Y van cuatro años ya.

En menos de un mes, si no hay cambio de planes por parte de Telecinco, comenzará nuestro GH. El octavo GH. Seis años y medio, camino de siete, desde aquel 23 de abril de 2000. Desde que Mercedes Milá, unida ya para siempre en nuestras mentes a este programa, dijera aquello de: “sepan que este programa marcará un antes y un después en la historia de la televisión en España”. La frase fue clarividente, porque ciertamente hay ya un antes y un después. Con siete ediciones a nuestras espaldas, y una a las puertas, de las que este gato alegre, que escribe hoy con un no sé qué a flor de piel, ha comentado ya cinco. Vamos con la sexta, que será la octava.

Lo cierto es que nuestras vidas no hubieran sido igual sin GH. ¡Que me lo digan a mi! Hace poco una amiga me preguntaba en la tranquilidad de la noche de Madrid, frente al parque del Buen Retiro, si me compensaba todo esto. Los desvelos (no es una expresión), el esfuerzo, algún que otro sinsabor. Pues claro que me compensa. Le debo tantas cosas a Internet y a mi querido «Gran Hermano», que nunca agradeceré lo suficiente el espontáneo acierto de decidir emprender esta aventura. Aún no sé ni como fue que empecé a seguir desde mi encierro aquella tercera edición, y como me metí en mi gatera, acompañando con mi encierro el de ellos, y aún menos sé como sigo aquí, esperando con idéntica ilusión ese momento único, impagable, mágico, en el que conocemos a los nuevos habitantes, y comenzamos a vivir sus vidas, y nos convertimos en un ávido ojo, en ese ojo que todo (o casi todo) lo ve, en el ojo de todos. Nuestro ojo, el ojo de las miles de personas que nos siguen y acompañan, que colaboran con nosotros formando esta gran familia, es mucho más ojo de todos, es el ojo a través del que mucha gente mira GH. Es por esto que escribo una vez más con emoción y gratitud. Os puedo asegurar que pasar al lado de tanta bella gente algunas de las cosas que la vida quiere que uno pase, ha sido algo más que una bonita experiencia, ha sido una bendición. Por ello, a nuestros amigos del gato, y a los amigos del foro de Portalmix, que tanto apoyo me dieron, les quiero contar mi emoción de este momento y les quiero dedicar, como digo, mi gratitud más sincera.

El secretismo que habitualmente rodea al comienzo de una nueva edición tiene trazas de secreto de estado en esta ocasión. Poco o nada se dice a estas alturas, en que solamente conocemos la fecha del estreno, el jueves 7 de septiembre, si bien no me extrañaría nada un cambio de ultimísima hora. La otra información que he podido tener de primera mano es que habrá muchas novedades, lo cual creo, pero no es menos cierto que es algo que dicen cada vez. Recapitulando podemos decir que los castings contaron con la afluencia habitual, de miles de personas, que el estreno sería en la fecha señalada, que Milá será de nuevo la presentadora de las galas de los jueves, y que en esta ocasión, y por vez primera en la historia de GH, no será Roberto Ontiveros quien diga ese ya mítico “habitantes de la casa”, ya que será Pepa Álvaro quien ocupe su puesto. La nueva directora lleva desde GH III como subdirectora y guionista, además de dirigir algunos otros realitys de Zeppelin TV en Telecinco, y de su buen hacer no me cabe la menor duda. Para rematar el relato de los responsables de la cosa decir que Jaime Guerra dirigirá la gala del jueves, y Mario Briongos el debate de los domingos, es decir que en ese aspecto habrá poca novedad con respecto a la última edición.

Voy a sentir la ausencia de Ontiveros. Si Milá es, por así decirlo, la cara del programa, la del ’súper’ era la voz. Su personalidad estaba ligada irremediablemente al programa, y me costará no escucharle en el ‘confe’, no observar su paciencia insondable. La entrega con la que vivía los tres meses largos de encierro será recordada y añorada, sin duda alguna. Pero el cambio es absolutamente continuista, por lo que quienes esperan un giro del programa ya pueden descartar la idea. De las críticas que ha recibido GH desde sus comienzos hay muchas que tienen su fundamento, las podamos compartir o no, junto a otras que son auténticas mamarrachadas. La censura de la censura, la crítica al tono puritano que siempre ha tenido este GH, en contraposición a algunas ediciones de otros países, el enfado de muchos de los seguidores del programa cuando se nos priva en ocasiones de ver lo que sucede en el 24 horas, es una de las constantes de todos estos años. No tengo duda que quien demanda ver desnudos se está equivocando de programa, pero tengo dicho aquí, y fue mi gran crítica especialmente en las dos últimas ediciones, que de alguna manera se está contradiciendo ese espíritu de “la vida en directo” cuando se reservan imágenes, o bien para no emitirlas o para ser ofrecidas exclusivamente en las galas o programas resumen. Entiendo que en muchas ocasiones se está protegiendo a los protagonistas, que ya están suficientemente expuestos como para que no sean tratados con mimo, especialmente en momentos de máxima tensión, como aquella madrugada eterna del inexistente agarrón del cuello por el que protestaba una concursante la pasada edición. Ya digo que entiendo la buena voluntad a la hora de abordar con extremo cuidado todo lo que estaba pasando durante esas horas en la casa. Quiero pensar que razones hay para desconectar de la realidad durante ciertos momentos, pero dado que los muchos seguidores del programa no pueden acceder a la explicación de dichas razones, sería importante que algo así solo sucediera en contadísimas ocasiones. Si logramos eso estaremos contentos con el cambio, ya que ese sería el gran cambio reclamado.

Ciertamente todo cambio en el programa será bienvenido. Un cierto agotamiento en la fórmula hace que este gato escéptico cada vez dude más de que la fórmula aguante un año más, uno tras otro. Bien es verdad que luego aparece un Pepe que desbarata mis temores, y da un vuelco al programa, y lo pone arriba de nuevo. Y si no hubiera sido él alguien habría sido. Esa es la gran clave que se dilucida en los ‘castings’. Pero es que el formato es incuestionable, por más que les pese a algunos, aunque por muy defensor que sea del mismo, y con todo el dolor de mi corazón, creo que GH no puede ser eterno. El día que no espere el comienzo de una nueva edición notaré que me falta algo, va a ser una sensación extraña. Pero ese momento ha de llegar, y será importante que lo haga desde la cima, en lo más alto. Que nos quede el mejor de los recuerdos, el de aquel programa que cambió la historia de la televisión, y nosotros tuvimos la fortuna de vivirlo día a día, edición tras edición. Sé que muchos no estarán de acuerdo conmigo en esto, y quizá no es este el momento más oportuno para plantearlo, pero es así como pienso. De momento estoy dispuesto a disfrutar un año más, con la misma ilusión, y ese día del estreno volveré a sentir mariposas en el estómago, como ni nada hubiera cambiado.

Finalmente este gato se mira un poco el ombligo para contaros algo que ya habreis podido ver. He barrido la casa, he limpiado los cristales, arreglado alguna bombilla fundida y repasado el polvo. No es una reforma a fondo, pero sí lo imprescindible. Si acaso lo más importante es que he ensanchado un poco este espacio, para hacer mi encierro algo más plácido y agradable. Como veis estrenamos hoy un pequeño rediseño, con un mayor ancho de página, y algunas novedades, aunque aún me reservo alguna novedad para las próximas semanas, antes del día ‘D’, así como alguna que otra sorpresa. Hasta hace bien poco no estaba seguro de la oportunidad de ampliar el ancho de página, no era muy partidario ya que aún hay un porcentaje de lectores (pequeño, pero existente) que tienen la obsoleta configuración de pantalla de 800×600. Ver como medios de reconocido prestigio como el portal Yahoo, o los diarios digitales de El Mundo, o nada menos que el New York Times, han optado por anchos adaptados a resoluciones mínimas de 1024×768, me ha animado a acometer este viejo proyecto. Me hubiera gustado adaptar el lenguaje en que está escrita la página al más moderno xhtml, pero esto tendrá que ser en otra ocasión. También modificamos hace un par de meses el diseño de los comentarios, con el fin de hacer ese espacio más claro y agradable, y siguiendo lo que nos reclamaban nuestras amigas y amigos. En todo caso, espero que sepáis disculpar si algo se muestra desencuadrado o no funciona del todo bien, y confiéis en que lo solventaremos más pronto que tarde. Igualmente espero que os gusten los cambios, como espero contar una vez más con la compañía de todos.

Dentro de poco otros hombres y mujeres forjarán su destino durante los más de cien días que durará su experiencia, la de los más afortunados al menos, y una vez más podremos todos no solamente observar ese devenir, sino que en nuestra mano estará determinar de algún modo parte de sus destinos. Viviremos entonces la historia de otros hombres y otros destinos. Yo no me lo pienso perder, ¿y tú?

  Inicio • Ediciones • Comentarios • Cartelera • Estadísticas  

El Gato encerrado es parte de laGatera, una publicación de Atomible, y está bajo una licencia Creative Commons
Nuestras webs pueden utilizar cookies para mejorar el servicio al usuario  •  Más información sobre el uso de cookies

Fotografías y vídeos procedentes de capturas de los programas de «Gran Hermano», emitidos por el canal de televisión Telecinco, y producidos por Zeppelin TV