La Milá againGRAN HERMANO VI, EL REGRESO. Pues sí, aunque parezca mentira, ya ha pasado un año, o casi. El que fue aviso de que llegaba el verano, con la piscinita, los bronceados sustituyendo en ocasiones la comida y, por qué no decirlo, el trabajo dentro de la casa; se ha terminado convirtiendo en la compañía del comienzo del curso, en aviso de principio de temporada, en vuelta a la dura batalla por las audiencias, e incluso en un “vete de casa por Navidad”, dado que un año más permanecerán quienes “resistan” dentro de la casa durante las más señaladas fechas navideñas. O sea, que vuelve «Gran Hermano». Con esta vuelta volverá la Milá, a la que apenas hemos visto en estos meses, a pesar de su anunciado programa de entrevistas, bastante añoradas en estos tiempos televisivos en que se niega el pan y la sal a los que tienen cosas interesantes que contar. También vuelve con GH este gato recuperado de sus cosas, con mejor salud que hace un año, y esperemos que con capacidad para seguir esta sexta entrega hasta el final. En un renuncio a mis modales, por costumbre un poco toscos, quiero agradecer con cariño la atención de todos aquellos que se interesaron hace meses por la casi desaparición de este gato comentarista pasivo, encerrado una vez más, e interesado siempre por lo que se venga a cocer en esa archinombrada casa de Guadalix.

Tengo dicho aquí que lo que sucede con los protagonistas tras su paso por la casa me deja indiferente, de hecho me entero poco de los intentos por mantenerse en la pomada de algunos, siendo más sobresalientes para mis ojos periféricos, de visión nocturna, amplia y binocular, la actitud de aquellos que desaparecen con discreción (quitando las jocosas portadas de cierta revista que se afana en sacar a las chicas siempre de frente, mal vestidas y peor peinadas, este año han conseguido un pleno, siete de siete, todas las chicas fueron portada en un ejercicio casi inverosímil en más de un caso). Es excepción de ese desinterés mío por los avatares mediáticos de los hermanitos y hermanitas, el caso de Raquel y Noemí, la pareja inesperada, poco creída y en cierto modo efímera. No me gusta ver lo que veo, creo que las dos son inteligentes y con un sobresaliente atractivo y podrían sobrevivir sin el relieve afilado y peligroso que dan los medios, ese sí que es un arma de doble filo, como las lenguas de la madrugada que ellas frecuentan y se trabajan. Este gato pocas veces complaciente les desea lo mejor, en cualquier caso, desde la simpatía que siempre tuve especialmente por una poco comprendida Raquel, a la que me gustaría ver menos y mejor.

Circula ya por Internet una suerte de informaciones entremezcladas con rumores sobre la edición que comenzará presumiblemente de aquí a un mes. Recojo aquí algunas de las cosas que se dicen y que llegan por medio de un inesperado confidente a este gato. Parece ser que los concursantes de esta vez tendrán entre 21 y 29 años, nadie con esos muy recordados 34 años de Iván Armesto (entonces solo era Iván), y su “tengo más experiencia”. Habrá 13 habitantes, siete chicas y seis chicos, repitiendo la experiencia de la vez pasada, procedentes de 12 comunidades autónomas (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Ibiza o Tenerife podrían ser algunas de las ciudades de procedencia). Entre ellos encontraríamos, de dar crédito a estos rumores, a un camarero, una modista, un disc jockey, una psicóloga, un empleado de una tienda de moda, una actriz de teatro, y así. En realidad me han dado hasta una relación de concursantes, sin nombres ni identidades, que no se si creerme, pero que es esta:

Chicas
- Concursante 1 tiene un temperamento fuerte con gran control sobre las situaciones.
- Concursante 2 es muy… apasionada y entregada en el sexo.
- Concursante 3 es psicóloga, con gran curiosidad por analizar este programa “por dentro”.
- Concursante 4 “podría” estar embarazada de algunas semanas y es una mujer muy extrovertida y amigable, nunca pierde la sonrisa.
- Concursante 5 trabaja en el teatro a nivel aficionado y desea entrar en el mundo de la televisión. Tiene fuerte personalidad y carácter.
- Concursante 6 ha obtenido la mejor de las puntuaciones en las pruebas psicológicas de las seis ediciones del programa, con lo cual esta muy dotada intelectualmente. Algunos miembros de la organización creen que esta muchacha podría manipular con facilidad a sus compañeros.
- Concursante 7 es una mujer joven poco común, con una personalidad impresionante y totalmente… desinhibida. Dicen que puede dar la impresión de estar completamente loca pero que es una chica muy sana.

Chicos
- Concursante 8 es camarero en un local de estilo punk, tiene una mirada peculiar y unas formas de vestir que llaman la atención de muchas personas.
- Concursante 9 es piloto de aviación y parece ser muy afortunado con las chicas.
- Concursante 10 no oculta su homosexualidad, residente en Tarragona, es también irresistible para las chicas y también para los muchachos.
- Concursante 11 es un DJ de Ibiza con muchas ganas de fiesta y que derrocha imaginación. Además, es adicto al sexo.
- Concursante 12 ha logrado superar la adición a las drogas y el alcohol, tras lo cual se reinserta en la sociedad superando una época de gran dureza.
- Concursante 13 es un rompecorazones que no deja títere con cabeza, y que espera “triunfar” con más de una y de dos chicas en la casa.

Pronto sabremos si el parecido con la realidad es pura coincidencia o algo más. Hay más rumores relativos al formato de este año, como de costumbre, se habla de estas posibilidades:
- Volver a los orígenes: Desean volver a los orígenes del programa, cuando la austeridad, el retorno a lo básico y las condiciones de aislamiento eran su fundamento.
- “Evil brother”: Fuertes rumores apuntan a que podrían adaptar este formato inglés, del que hablaremos si se confirma o insiste en esta opción.
- En familia: Esta versión se basaría solamente en personas relacionadas por lazos de consanguinidad y/o en los sentimientos, por ejemplo, hermanos, padres e hijos, primos, novios, amigos de la niñez, enemigos, los ex, etc. Es la opción menos probable, según yo lo veo.

Yo desearía que se recuperara el espíritu de los comienzos, basando la experiencia en esos fundamentos de austeridad y convivencia, sin manipulaciones ni censura. Y como dicen varias opciones de la encuesta de la izquierda con concursantes liberales, desinhibidos, con inquietudes intelectuales, y además cachondos y divertidos. Del “flower power” ni hablemos.

Parece que todo esto podría comenzar el día 19 de septiembre y durar 112 días, como la última edición. Pues que así sea, y que el destino quiera que lo vivamos juntos, hasta el final en esta ocasión.